31 dibujos en mayo (II)

Pues mayo llegó a su fin y como ya comenté hace unos días, terminamos la tanda de dibujos diarios temáticos, aunque en honor a la verdad, no llegué a tiempo y tuve algún desfase, pero en fin. Lo importante es participar 🙂

DÍA 17 – Algo que quieras

Exactamente, mi idea de lo que quería era la de viajar en el tiempo. Tanto si es un DeLorean, como si es en una cabina de teléfonos, lo que pasa que un DeLorean que vuela… es un DeLorean que vuela, y así, además, rindo homenaje a mi “otra-de-tantas” películas favoritas que es Regreso al Futuro.

DÍA 18 – Algo que no te guste

Vale, reconozco mi pereza. O tal vez fueran las prisas. O las dos cosas, pero después de hacer el dibujo, se me ocurrían muchas cosas que detesto con todos mis intestinos mucho más que las alcachofas, como los toros, el fútbol, el PP o los atascos de la M40 cuando vuelvo del trabajo. Pero no tenía ganas de dedicarle ni un minuto a ninguna de esas cosas.

DÍA 19 – Alguien a quien admires

La palabra “admiración” no debería emplearse con mucha soltura cuando se trata de hacer referencias a personas, pues en todas partes cuecen habas, y aunque te sientas más o menos en sintonía con la idiosincrasia de tal o cual, nadie debería ser referente al 100% de nadie, así que aquí lo tenía complicado para decidirme. Así que después de darle muchas vueltas, recordé los buenos ratos que me pasaba con la filosofía de a pie de calle que se desprende de los relatos autobiográficos de Groucho Marx y decidí hacerle un huequecito en la galería.

DÍA 20 – Alguien que ames

Pues bueno, hoy por hoy, además de mi familia directa, sólo hay una persona que pueda decir que ame.

DÍA 21 – Un elfo

Si pensaba que el que había hecho la lista era un poco friki, con este tipo de dibujos me queda completamente claro. Traskell es el elfo con el que jugaba a rol hace años y al que le dediqué un par de historietas hace ya unos cuantos años. Tantos, que el diseño quedó un poco antiguo y ante la posibilidad de revivirlo le he dado un ligero cambio de look.

DÍA 22 – Un orco

Y esta es la corroboración de lo que decía sobre mis sospechas del tremendo frikismo que deben destilar los poros del autor de la lista de dibujos. Un enemigo para el elfo, intuyo.

DÍA 23 – Yo como mago

Entiendo que se refería a un autorretrato pertrechado de algún mago al uso, pero preferí interpretarlo como primera persona del presente tarzánico del verbo comer y como Gandalf era demasiado grande y Tamariz ya estaba un poco pasado, me ilustré a mí mismo a punto de zamparme a un rollizuelo Harry Potter al que no le salen los patronus del canguelo ante la inminente ingesta por parte de servidor.

DÍA 24 – Tú y un xenomorfo

O sea; no podía ser “Tú y tu mascota” o “Tú y tu madre!… pero no, mejor un xenoformo que todo el mundo lo conoce… en fin.

DÍA 25 – Tú y tu director favorito

Como si tuviera un director favorito. Tarantino, desde luego, no lo es, pero es que puestos así, no lo es ninguno, y como por lo menos me entretengo con sus pelis (aún recuerdo el antes y el después que supuso Pulp Fiction y cómo lo idolatraba la gente que ni siquiera había visto Reservoir Dogs), pues ahí lo dejo, rememorando una escena pero sustituyendo las cabezas de Travolta y Jackson por las nuestras.

DÍA 26 – Homenaje a tu pintor favorito

Caravaggio fue mi pintor favorito cuando era pequeño. Tenía un libro chungo de “Grandes Maestros de la pintura” donde aparecía este cuadro: Muerte de la Virgen, que me dejó flipando por el claroscuro y por la naturalidad de los presentes, lejos de la representación divinizada de otros pintores míticos. Para mí fue un descubrimiento. Peor fue el descubrimiento de que lo que realmente me gustaba era que el libro era mierda y el contraste de la imagen era tan grande que cuando vi una exposición de Caravaggio en el Museo del Prado hace años y vi que tampoco metía tanto color negro este señor (que era lo que me gustaba), se me cayó un mito. Mis gustos pictóricos variaron con el tiempo pero hace no mucho relativamente, me encontré de morros y sin previo aviso con “Muerte de la Virgen” en el Louvre, y me dio como un escalofrío de emoción. Parece que me reconcilié con él y ahora no tuve dudas sobre cual era cuadro que iba a poner aquí.

DÍA 27 – Estilo Dinsey

Pero no te decían el qué había que dibujar, así que me “disneylicé” junto a Marinieves a base de quitarme un dedo, engordarme la nariz, ponerme guantes y agrandarme los pies. Entre otras cosas. Cirujía Disney de andar por casa.

DÍA 28 – Estilo realista

Pero como no ponen en ningún lado que lo representado tenga que ser real (que es diferente a que sea realista), me planto un hijo de Krypton de foto carnet a lápiz. Que viste mucho.

DÍA 29 – Estilo comic americano

Que ni que en los USA todos dibujaran igual, así que cada uno lo habrá interpretado como buenamente haya querido, pero yo, ya que me dibujé al estilo Disney, pues no me iba a dejar de dibujar al estilo comic-book de superhéroes pero con los colores patrios; eso sí, matizados, que no queremos entrar en nacionalismos, y visto así, también son los de Supermán.

DÍA 30 – Libre

La lista original tenía treinta dibujos, y el último lo dejaban a libre criterio de los artistas, así que aquí me monté una pelea draconiana, versión actualizada de un dibujo que hice hace muchos años. Tampoco es que sea para tanto, pero antes no usaba pincel, y ahora sí. Después de terminarlo, me fijé en que no le había puesto alas al dragón. Qué fallo.

DÍA 31 – Imitando a otro dibujante

Este último tema nos lo inventamos nosotros, donde la idea era imitar el estilo de otro de los ilustradores que hemos participado en el desafío de los treinta dibujos. Sin embargo, tampoco es tan fácil imitar un estilo cuando el abanico de dibujos planteados es tan amplio en géneros. Aún así, siempre hay quien deja algo de su propia cosecha en las ilustraciones (por el material, el trazo, el color…) y bueno, te puedes agarrar a eso. Aquí, intentando plagiar a Mercedes, pero no sé si lo podréis comprobar. En cualquier caso, disfrutad del dibujo y que los que la conozcan lo juzguen y opinen :-).

—————————–

Y con este terminamos el evento de “Un dibujo al día” durante un mes. Como conclusiones que puedo extraer de la experiencia, pues queda que parece simple, para alguien que dibuja asiduamente, decir “un dibujo al día no es nada”, pero resulta que sí que lo es. Que obligarse a ceñirse a un tema o a un estilo no es baladí, sino que requiere dedicarle un tiempo a pensar qué vas a hacer. Y ese tiempo no siempre está disponible, y así pasa que se van amontonando dibujos y un día le echas toda la tarde. Un poco como estudiar para el examen la tarde de antes en lugar de hacerlo poco a poco todo el día.

Por otro lado, al tener que representar conceptos y cosas concretas, te planteas otros retos, como por ejemplo: ¿qué y cómo diantres es un xenomorfo? o ¿cómo se dibuja en Disney? y de todos los retos se aprende algo. No sé si habré mejorado mucho a lo largo de estos treinta días, pero lo importante ha sido divertirse participando, buscando ideas y chistes que representar y sobre todo, habernos juntado unos cuantos amigos con esta afición común que es dibujar.

En breve, os contaré lo de los Retratos Tróspidos.


Tags: , , , , , ,
Share Button

2 Comentarios

  1. No dejo de reírme con el del mago xD
    Qué chulos, Dani!

  2. ¡Me encantan Dani! ;D