Europa 03 – Amsterdam

Holanda

Ha pasado más de un mes desde la última publicación y mucho más desde que terminaron el verano y mis viajes por la geografía Europea (e ibérica también, todo hay que decirlo), y desde entonces, he tenido otras preocupaciones e intereses que me han ido apartando un poco de lado del blog; sin embargo, eso no quiere decir que me haya apartado de la fotografía y que no haya seguido haciendo fotos, ya que tengo una larga recua de imágenes para procesar, publicar, y compartir con los pocos que me sigan.

Mientras tanto, quiero recuperar el hilo de la tourné centroeuropea con la parada en Amsterdam de dos días. Ha pasado ya tiempo y mi memoria no me permite recordar demasiados detalles; tampoco tengo el recuerdo de ser una ciudad de esas que te marcan una vez las visitas, como Praga, París o Venezia enmi caso. Sin embargo, existe dentro de Amsterdam un caótico orden que hace que todo funcione como un reloj pese a que uno no termine por creérselo. Los canales están dispuestos con la lógica de quien piensa que una ciudad puede crecer con el tiempo y las calles, plagadas de bicicletas y tranvías responden a la locura pero sólo de quienes están acostumbrados al tráfico unidireccional.

Es cierto que es más fácil (y más peligroso) ser arrollado por una bici que por un tranvía, al margen de que serías considerado responsable y multado debidamente por interceptar el recorrido de uno de estos vehículos de tracción a pedal. Es constante el sonido del timbre a tu espalda confundido con el murmullo de las calles que siempre están repletas de viandantes, independientemente de la hora del día.

Las casas son bajas y retorcidas y el barrio rojo, pues para qué vamos a engañarnos; me lo imaginaba de otra forma aunque no deja de ser un tanto desconcertante. Por la noche tuvimos una degustación en un coffee shop, emblema de esta ciudad deshinibida que proclama a los cuatro vientos su tolerancia y promiscuidad. Es curioso entrar en estos sitios donde despachan drogas blandas como quien reparte caramelos pero donde no es permitido beberse una cerveza; ni siquiera Heineken…

En fin, que esto está comenzando a convertirse en una revista de viajes en lugar de mi web donde se supone que cuelgo mis fotos y demás.

Hablando de “demás”, en breve empezaré a colgar algo más variado. Mientras tanto, espero que os gusten las fotografías y no dejéis de pinchar en los anuncios :-).

La casa Verde, en Blanco y Negro Red Light District Noche de boda Coffe Shop CheeseEl canal El holandés errante Graffiti ¿Y cómo se llamaba el guía? Casas Ánimo de lluvia Parking público En Amsterdam se liga con lanchas Amsterdam Perspectiva ciclista Souvenirs Holanda Amsterdam; otra fotoBicicletas en la orilla


Tags:
Share Button