Level One Wrestling. Malditos Bastardos

Después de un parón de unos cuantos meses por motivos laborales y además con el verano de por medio, uno vuelve a pie de ring y resulta que han cambiado muchas cosas. El culebrón de los luchadores ha dado muchas vueltas y resulta que los más “pequeños” (ejem) miembros de La Triple W, han acabado tarifando con la liga principal y se han emancipado (NOTA: aclararé que esta emancipación ha sido únicamente sobre las cuerdas, porque siguen siendo todos una gran familia feliz) y han creado su propia liga de luchadores: Level One, con ilustres miembros como Elvis HArrison y Orión, Gortrak, Morgan Knight, Project X y Project Y (ketchup y mostaza), Princesa Lina, Samoa Fénix, Yunke, Nicky, Mathe… y algún que otro espontáneo.

Esta vez, como maestro de ceremonias tenemos a Morgan Knight y como árbitro… a Mathe, puesto que Edu, habitual de la Triple W, acepta el guante que le lanza Morgan y accede a sacudirse esta noche con… no adelantemos acontecimientos. Otros elementos que han cambiado es que Level One hará sus shows en El Molino Rojo de Tabacalera en lugar de en el hall principal y que han recuperado el antiguo ring azul que no se veía desde la temporada anterior.

Según había quedado la cosas, Elvis Harrison tenía secuestrada a Banshee desde el último combate; esperemos que la hubieran tratado bien durante todo este tiempo, que ya ha llovido. Así que lo primero que nos encontramos aquí es un ajuste de cuentas entre el susodicho Elvis y Byron Savage, que había quedado con él en partirle la cara sin aspavientos. Con Banshee atada a una esquina, comienza el reparto de bofetadas en un combate a tres caídas, quedando empatados 1-1.  El árbitro, pues no queremos decir nada, pero que haya salido de las filas de Level One, digamos que le inclina a favorecer un poco a los luchadores noveles, y Byron, cansado ya de jueguecitos, pone punto y final al combate atacando al árbitro y quitándole la llave del candado de Banshee.

En el siguiente combate, Orion se enfrenta al alter ego de Edu: El Valuro, recién llegado de Burgos vara en ristre, que pretende hacer valer todas sus horas de wrestling sobre el escenario, aunque hayan sido arbitrando. Pero la jugada no le sale bien y acaba yéndose con la vara entre las piernas.

No hay show sin la presencia de Koajim Echeverría y Kaos, que pone verdes a los de Level One y anuncia el combate por parejas jugándose el título entre los campeones (y recién llegados a Kaos) Ruky y Paolo I contra los pesos pesados de Level One: Gortrak y Samoa Fénix. Los habituales de por aquí ya sabemos cómo se las gastaban en la Hermandad, y aquí no son menos: un poco de fullería por aquí, unos truquitos por allí… y ea, punto para los campeones.

Luego entran en escena a los Project Rangers y a Princesa Lina, en un despliegue de color y tras recordarles que no han ganado aún ningún combate desde que pelean (“pero son muy majos”, recordó alguien del público) les pone  a los tres a pelear en una Triple Amenaza donde el vencedor se llevará además un Family Check para hincharse a hamburguesas en el McDonalds, torta arriba y torta abajo, el combate no se decide hasta que sube Lucas Skott al ring y apalea a los tres, pero en un descuido, Princesa Lina presenta al nuevo Project (por la pinta, Machoman), que sorprende a LSK y lo deja KO de un solo movimiento. Primera victoria ¿? para los cuatro Project que lo celebran por todo lo alto.

Y por último, el combate principal entre Trashman (que se juega uno de sus recientes dos títulos) contra Yunke, el Verdugo, y aunque pasa momentos de verdadero apuro ante un rival que al principio no parecía tan amenazante, el campeón consigue la remontada.

Despedida y cierre de este debut de las jóvenes promesas del wrestling que nos emplaza hasta finales de octubre donde dará comienzo la temporada de La Triple W con su primer show, del que habrá que hablar…

Podéis ver todas las fotos en la galería de Flickr


Tags: , , , ,
Share Button