Retratos 7róspidos

Otra vez, y ya van siete, nos juntamos los dibujantes para retratar rápida y “no-tan-eficietemente-aunque-se-intenta” a los visitantes de El Retiro, junto al embarcadero; “enfretico” de la Casa de Vacas, donde la orquesta municipal nos puso una banda sonora de los más variopinta.

En esta ocasión, Paula, Roselino, Laura, Alberto, Gema (sin la “trospicleta”, pero la queremos igual), Mercedes (onfayer vendiendo retratos), Álex, Javi y un servidor nos enfrentamos a transhúntes y moscas, muy pesadas estas últimas, en una maratón de tres horas sin parar de dibujar. Como ocurre en estas últimas ocasiones, había momentos donde la afluencia de gent nos hizo pensar en coger un turn-o-matic, aunque lo que sí llevamos en esta ocasión fue un cencerro calabrés para celebrar a todos aquellos aguerridos y dispuestos retratados que adquirieron todo el lote completo de dibujos, que tampoco es tanto, ya puestos.

También tuvimos nuestro primer “éxito tróspido”, lo que viene a ser que el retratado (retratada en este caso) no se llevó ningún dibujo. No exigimos compromiso ninguno con el que posa, eso lo decimos siempre: si no te gustan, pues tan amigos, pero por lo general, tampoco cuesta mucho (0.50€) quedar bien y llevarse el “menos tróspido” de todos. En fin, supongo que de eso se trata: de retratar de “aquella manera” hasta el punto de que pueda llegar a no gustar ninguno.

Otra reflexión (mientras dibujas te vienen cosas así a la cabeza) es que las personas mayores, y estoy generalizando porque hay de todo, tienden a sentirse menos reflejadas e los retratos, por muy tróspidos que estos pretendan ser. Supongo que un octogenario tiende a disimular las arrugas o está tan acostumbrado a ellas que no se las ve, y cuando se las dibujas, le crispa. Bueno; ante todo hay que pensar que ninguno somos Velázquez, e incluso en el hipotético caso de que Velázquez se pusiera a trospidear en El Retiro, pues a saber lo que le daba tiempo a hacer en dos minutos, en los que tienes que aprovechar al máximo e intentar ajustar lo más posible la expresión y los rasgos; y en las personas mayores, muchos de esos rasgos los determinan las arrugas y expresiones. La cara está llena de músculos (perogrullo mode: on) que se van amoldando y deformando con el tiempo a base de reír o fruncir el ceño, entornar los ojos, cerrar la boca… en lo primero que me fijo es en estas cosas; que luego sepa plasmarlas o no ya es otra historia, pero una persona con los ojos muy cerrados y cierta edad , lo más probable es que tenga muchas patas de gallo que, si eliminas de pronto, hará que no se parezca tanto. Se puede uno esforzar en más detalles, pero es que en dos minutos…

Y bueno, el resto del tiempo, pues si parar. Llevamos las hojas selladas con la dirección de la página del FB y en total se vendieron como ciento cincuenta dibujos, más o menos como la ocasión anterior, que no está mal.

Os dejo con algunas fotos de la jornada (cortesía de Laura y Gema) y algunos de los dibujos que hice y no quisieron por ser demasiado tróspidos. Supongo que la siguiente edición la haremos en octubre, pero informaremos antes en la página de Facebook.

 

 


Tags: , , , , , ,
Share Button