Tinta y pincel

Hace ya tiempo que no ponía dibujos y mucho más tiempo desde que no los ponía hechos completamente a mano, sin Cintiqs, Wacoms y cristo que las fundase. Por eso, cuando el otro día, una compañera del trabajo, Elena, me regaló uno de los dummys (libro en blanco) que hacen para comprobar encuadernaciones y calidad de papel de los libros (es lo bueno que tiene tanto trabajar en una editorial como que los de allí sepan que te gusta dibujar) decidí empezarlo con ilustraciones completas (nada de garabatos y bocetos como hago normalmente) hechas completamente con el pincel.

Es divertido hacer cuadernos con “normas de uso”. De un modo u otro te limitan y te abren nuevas posibilidades al mismo tiempo. Mientras que por una parte debes ceñirte a tus propias reglas, a medida que vas avanzando te das cuenta de que con herramientas limitadas se pueden obtener muchas más posibilidades de las que creías que tenías en un principio.

En este caso, las instrucciones eran simples:

  • Imágenes completas y “enmarcadas” a mano. Prohibido usar reglas para las líneas.
  • Se dibuja sólo con el pincel. Aunque creo que voy a permitirme cierta licencia de vez en cuando y hacerme unas líneas básicas a lápiz.
  • Sin colores.
  • Una ilustración por página.

Dicho esto, ya sólo me faltaba encontrar una temática, y como no la encontraba, decidí partir de fotos para hacer los dibujos.Cualquier foto con algo de interés me sirve, si acaso, mejor en las que pueda no limitarme a copiar la imagen tal cual sino que sirva de punto de partida para acabar haciendo lo que me diera la gana. Algunas se parecen más y otras menos, pero con no mostrar la original, problema solucionado.

Problemas del entintado

El principal problema ha sido que decidí usar el pincel sin tener en cuenta que el papel del cuaderno era poco menos que papel de lija. La tinta no resbala bien y seca muy rápido; tanto que a veces no me da tiempo ni de terminar el trazo. Como uso pinceles de carga trasera (un invento que habría hecho los sueños húmedos de Leonardo da Vinci) esto me planteaba el problema de que tenía que estar “bombeando” constantemente tinta para poder trazar con continuidad… lo que desencadena otro problema añadido y es que, entonces, se acumula tanta tinta en el pelo del pincel que es imposible hacer un trazo fino sin acabar obteniendo un profundo manchurrón. Pero el tema tampoco acaba aquí, sino que, al secarse, el pelo sintético del pincel termina por apelmazarse “en mechones” y de pronto estás dibujando con una escoba, donde antes tenías un bellísimo pincel de punta finísima. Como veis, todo ventajas…

Sin embargo, todos estos inconvenientes, al final te hacen buscarte las mañas. Para evitar goterones, el pincel se limpia un poco en un papel aparte y luego intentas trazar lo más vertical posible. Como para trazar así, debes tener la mano en una posición algo más forzada, al final acabas modulando la linea de otra forma, bastante interesante, y está claro que no puedes ir a lo loco, con lo cual, piensas un poco antes de ponerte a hacer rayas como un loco; que oye, también se puede…

Bueno, espero que os gusten los dibujos. Iré poniendo nuevos según vaya actualizando el cuaderno.


Tags: , ,
Share Button